2016

Reseña literaria: Soy tu primera vez

15:00

Soy tu primera vez (Firsts)
Libro autoconclusivo
Autora: Laurie Elisabeth Flynn
Traductora: Elia Mqueda
Editorial: Roca
Etiqueta: Young adult
Contenido: drama, amistad, sexo, romance
Edición: 2016
Páginas: 334
Precio en físico: 17,90€
Precio en digital: 6,99€


SINOPSIS:
En Milton High todos los chicos tienen algo en común, por muy diferentes que sean entre ellos. Empollones, deportistas, raperos, frikis y los que pasan desapercibidos... Ese algo en común tiene curvas y toda una historia detrás de su melancólica sonrisa: Mercedes Ayres.

Con un nombre extranjero y una familia que la tiene completamente olvidada (no conoció a su padre y su madre nunca habla con ella), Mercedes ha decidido ayudar a todas las chicas del instituto en su camino hacia la pérdida de la virginidad. Para evitar lo que ella ya sufrió en su primera vez, Mercedes ejerce de «primera vez» para ellas, acostándose primero con unos pocos chicos y luego cruzándose con tantos otros que no son novatos en una escalada de malas experiencias que se le va de las manos. Entonces entra en su vida Zach, y Mercedes descubrirá que los sentimientos pueden ser más fuertes de lo que ella creía y que a veces es conveniente poner límites para poder vivir en libertad.

BOOKTRAILER:

OPINIÓN PERSONAL:
Comencé a leer esta novela sin ningún tipo de expectativa, ni positiva ni negativa; no conocía la historia ni a la autora. Abrí el libro por mera curiosidad, con la firme intención de leer solo los primeros capítulos para hacerme una idea de lo que me iba a encontrar, pero ya no pude despegarme de sus páginas hasta el final. 
He de reconocer que el comienzo me impactó por la forma tan directa con la que la autora habla de sexo, utilizando un lenguaje urbano y sin florituras. Pese al título, y sin leer la sinopsis, esperaba por la portada un libro juvenil sobre el primero beso o la primera experiencia sexual, pero me he dado de bruces con una historia diferente e impactante.
La protagonista es Mercedes, una chica de diecisiete años de clase media-alta. Vive con su madre, que parece atravesar una segunda adolescencia, mientras que hace años que no trata con su padre.
Mercedes (o Mercy, como su amiga Angela la llama) es la narradora de su propia historia, dura y sorprendente, pero que nos arranca más de una sonrisa. Ese es el punto más positivo de la novela, cómo la autora ha dotado de vida y matices a un personaje capaz de contarnos las cosas que Mercy nos transmite y aun así hacernos sonreír con sus ocurrencias y pensamientos. Es imposible no intentar ponerse en los zapatos de esta chica y querer abrazarla para decirle que todo saldrá bien.

Mercy desea que la primera vez de todas las chicas sea maravillosa, a diferencia de la suya, por lo que se acuesta con chicos vírgenes que están en una relación, para adoctrinarlos y que encaren la primera vez con sus chicas sabiendo qué deben y no deben hacer y decir. Ella realmente cree que hace un favor a sus compañeras de instituto, ve sus acciones como una buena obra, aunque por razones obvias lo mantiene en secreto, solo conocen lo que sucede entre las cuatro paredes de su cuarto los vírgenes y un cuaderno blanco donde va haciendo anotaciones de sus experiencias y puntuando a los chicos, pero lo que comienza como un secreto se convierte en un rumor en los pasillos... Lo que realmente le aporta a Mercedes esa dinámica es la sensación de control, de ser quien lleva las riendas, pero esta se va desvaneciendo poco a poco, por lo que vuelve a recaer una y otra vez en lo que se ha convertido una adicción. Se siente perdida, desvirga a un chico, vuelve a tener el control, la seguridad comienza a desaparecer y reinicia el ciclo. Cinco, ese fue el número tope que se puso al comenzar con todo eso, pero ahora las cosas se le han ido de las manos. De puertas para adentro asume un rol, es todo desparpajo y sensualidad, tacones y maquillaje. Fuera de su habitación pasa desapercibida, es una buena estudiante, excelente en química. Tiene a Angela, su mejor amiga, una chica devota a la que adora. Y luego está Zach, su amigo de los miércoles, un chico con el que se acuesta regularmente, él siente por ella algo más que una simple atracción, pero Mercy ha erigido una muralla alrededor de su corazón para protegerse. Una experiencia de su pasado la marcó y esa herida ha cicatrizado dejándola como un juguete roto. Por si fuera poco, entra en juego Faye, la chica nueva del instituto con la que inicia una amistad.

Los secundarios cumplen su función y en ningún momento se ven desdibujados, aunque me hubiera encantado ahondar más en las vidas de Faye, Zach y Angela, ya que las de los tres tienen miga, especialmente la de la alocada Faye.

La pluma de la autora no tiene artificios, es directa y muy ágil. La historia engancha desde la primera frase, gracias a la voz de Mercy y a la equidad entre narración y diálogo. Eso sí, a lo largo de las últimas páginas los acontecimientos se precipitan; no hubieran sobrado tres o cuatro capítulos más para explicar mejor algunas cosas y explayarse más con otras.

Esta es la historia de una chica herida. En ella se tratan temas como el acoso sexual, el bullying y las familias desestructuradas.

Si bien es cierto que me hubiera gustado que se hiciera más hincapié en todo lo que rodea al evento que rompe a Mercy en mil pedazos, entiendo que lo que predomina en Soy tu primera vez es el proceso de aceptación de su problema y el camino a la curación que inicia la protagonista. Es curioso leer una novela de estas características desde la perspectiva de alguien como ella, que evoluciona capítulo a capítulo.

Debo dejar claro que es un libro que recomiendo a adolescentes de más de dieciséis años, dado su contenido explícito. No es que el tema del sexo me escandalice, al revés, me parece muy bien que se trate con naturalidad. Lo que me preocupa es que el lector no tenga la suficiente madurez emocional para ver que lo que percibe la protagonista durante parte de la novela es una realidad sesgada, distorsionada. Es una chica dañada psicológicamente y recurre al sexo como el alcohólico a la bebida.

En definitiva, esta es una novela que me ha sorprendido para bien: ágil, adictiva, divertida en la forma y desgarradora en el fondo, pero a la que le hubiera venido de perlas un poco más de profundidad en algunos momentos. Una historia que recomiendo a quienes disfruten de la ficción realista y las protagonistas con personalidad.

Lo mejor: la voz de Mercy.
Lo peor: el final algo precipitado.

VALORACIÓN:

También Puede Interesarte

7 confesiones

  1. ¡Hola! Tengo muchísimas ganas de leerlo así que espero hacerme pronto con él.
    Me ha gustado la reseña :D

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Tengo muchas ganas de leerlo, sobre todo porque me parece bastante original, nunca he visto un libro de este género donde se trate el sexo de esta forma. Me gusta que contenga temas variados y reales, como es el bullying, y que la protagonista sufra una evolución notable y vaya curándose de su problema ^^
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco conocía a la autora ni al libro. Suelo leer esta clase de libros cuando estoy en una crisis lectora, así que me lo apunto para más adelante, parece diferente al resto de contemporáneos :)
    Un besoo

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que he leído muy malas críticas, aunque aún así creo que terminaré dándole una oportunidad :D
    No sabía muy bien de que trataba, pero me ahora me llama mucho la atención esos temas que trata *-*
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!

    Me alegra que te haya gustado en general :) A mi me atrae bastante esta novela y tengo pensado darle una oportunidad en cuanto pueda pero lo cierto es que esa falta de profundidad igual me echa un poquito para atrás, pero vamos...que le sigo teniendo ganas y sigo pensando que puede gustarme bastante, así que espero conseguir pronto este librito y leerlo :)

    Gracias por la reseña. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  6. A mi la verdad no me gustó tanto como esperaba xD
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Me parece curioso este libro, ya he leído varias reseñas de el, no descarto no darle una oportunidad más adelante.

    Besos

    ResponderEliminar

Suscríbete