2016

Reseña literaria: Aloha, baby

15:29

Aloha, baby
Novela autoconclusiva
Autora: Laura Morales
Editorial: Kiwi Ediciones
Etiqueta: romance contemporáneo
Contenido: comedia, romance, amistad, drama
Edición: 2016
Páginas: 320
Precio: 17,90€
Precio en digital: 3,99€


SINOPSIS:
Elena Bennett es una joven y conocida escritora que gozaba de un gran éxito hasta que las críticas destrozaron su última novela.
Ahora está sumida en una depresión a causa de las destructivas reseñas y su horrible vida amorosa. Por suerte, el cambio viene de la mano de su prima y casi hermana, Jane, que le insiste en que lo deje todo y se vaya con ella a Maui.
Lena no sabe qué hacer, así que, cansada de sus fantasmas, accede a viajar al increíble archipiélago de Hawái, donde vivirá mil y una aventuras, entre ellas toparse con Nalu, un increíble surfista nativo —y para qué negarlo, un poco bruto y muy sexy—, que le hará la vida imposible.
Una historia de superación, amor, sensualidad y muchas risas.

LA AUTORA:
Autora de "La Profecía" (Ediciones Parra), "Emergencia de amor" (Asociación Alfil), “Hijos de Asgard” (autopublicada y co-escrita junto a Miriam Alonso) y "Una canción bajo las estrellas" (Editorial Planeta, bajo el sello Click Ediciones), "Aloha, baby", obra finalista en el III Premio de Novela Romántica Kiwi RA (Ediciones Kiwi) y "Sombras nocturnas" (Ediciones Babylon).
Además es partícipe en las antologías "Ilusionaria 2 (organizada por Juan de Dios Garduño), "Mística" (organizada por la fotógrafa Mara Hernández), "150 Rosas" (Editorial Divalentis), “Catorce Lunas” (Ediciones Kiwi), "Cuentos de Ciudad Esmeralda" (benéfica a favor de la Fundación Luis Olivares), "SeXnamorados" y "Exploradores del placer" (ambas de la Editorial Edisi), "Pluma, tinta y papel" (Diversidad Literaria), "Amentia" (autopublicada, organizada por Marcos Llemes, Misha Baker, Nieves H. Hidalgo y Julieta P. Carrizo), "Broken Hearts" (Ediciones Babylon), "Steampunk Valencia" (Ed. La Fábrica de Sueños), "150 aniversario de Alicia en el país de las maravillas" (Ed. La Fábrica de Sueños), "Deseo eres tú" (Kelonia Editorial), "Calendar, cuatro estaciones para el amor", antología autopublicada que coordina junto a Miriam Alonso, y "Venus, antología romántica 2016" (Editorial Nowevolution).

Inmersa en diversos proyectos literarios, intenta compaginar la escritura con su trabajo como administrativa.


OPINIÓN PERSONAL:
Aloha, Baby es una de esas novelas perfectas para leer cuando buscas evasión. Pese a las pinceladas dramáticas, sus personajes y las situaciones que surgen entre ellos me han arrancado más de una carcajada. Y es que Nalu es un hombre joven que derrocha personalidad, inmensamente atractivo, muy bromista y tremendamente simpático (¿he dicho atractivo? ¿Y sexy?) que nos conquista desde el primer capítulo a base de bromas y retos; le gusta llevar a la recién llegada a la isla al límite. Lena, por otro lado, me ha parecido una persona bastante complicada e incluso irritante en algunos momentos, de esas con las que tienes que andar con pies de plomo para no recibir un desplante o una respuesta fuera de tono, pero también se me ha antojado vulnerable y con unos brotes de ternura ocasionales que me han ablandado; a veces daban ganas de abrazarla y decirle que todo saldría bien, que lo malo quedaría atrás. Hay que tener en cuenta que, al comenzar la historia, carga con una profunda depresión de la que intenta salir (tarea siempre complicada), por lo que sus acciones y palabras no son siempre las adecuadas. En cualquier caso, eso es algo que también me gusta, veo como un rasgo positivo que en el plano psicológico no sean dos personas perfectas, ya que en la vida real nadie lo es; todos tenemos nuestras horas bajas o temporadas nefastas y es bueno que en la literatura se plasmen esas problemáticas.
Tanto Nalu como Lena tienen cosas de adulto, las propias de su edad, pero también exhiben una parte infantil muy marcada que es la que más veces me ha hecho sonreír, porque cuando se juntan saltan chispas, aunque a veces estas amenazan con provocar un incendio.
Pero no todo son risas y lágrimas, también hay lugar para las intrigas y el erotismo. En algunas páginas la temperatura sube considerablemente. Laura narra las escenas de sexo sin pudor, con un lenguaje directo, actual y muy sensual.
Por suerte, además de dos buenos protagonistas también tenemos a secundarios como Jane, la prima de Lena. Es el contrapunto de la escritora: alguien vivaz, despreocupado y divertido, un bastón emocional en el que Lena se apoya; más que como primas actúan como hermanas, dado que se criaron de ese modo. Aparece un abanico de personajes interesantes, pero adquieren menor relevancia en la trama. Quiero destacar a los padres de Nalu, ya que me ha emocionado mucho la historia entre ellos y su hijo, a caballo entre mito y cuento de esos que te hacen elevar la comisura de los labios y desterrar una lágrima furtiva. Esa es otra parte de Aloha, Baby que a muchos os gustará: la autora nos traslada a Maui, en el archipiélago de Hawaii, y nos muestra sus exóticas costumbres, tradiciones y mitos, algunos de los cuales relata aderezándolos con toques de su propia cosecha y añadiendo otras historias como la leyenda de la caracola azul, que me ha encantado (Lau, da para otra novela o relato, no digo más, ejem).
El hecho de que la protagonista sea autora también da juego en la trama, ya que nos encontramos con meta-literatura: una novela dentro de otra. Lena nos regala extractos y conceptos del libro que escribe, por el que algunas lectoras ya han expresado su interés. Ya sabes, Laura, a por Poseidón.
Señalo un par de giros hacia el final de la novela que se me han antojado algo precipitados: el emparejamiento de Jane y todo lo que acontece alrededor de Devon. Eventos que han sucedido a gran velocidad y sin que apenas me diera tiempo a digerir. Aunque, por otro lado, bien es cierto que esta novela pedía un ritmo así, ágil y distendido, por lo que la autora tampoco se podía arriesgar a convertir la historia en un thriller o restar protagonismo a Nalu y Lena. la trama principal se hubiera visto opacada, por lo que en parte entiendo la sucesión de acontecimientos. 

El ritmo es uniforme en líneas generales y hace que su lectura sea de lo más adictiva. Yo lo he leído en dos sentadas y quedándome hasta altas horas de la madrugada perdida entre sus páginas, viajando a Hawaii de la mano de sus protagonistas.

En resumen, Aloha, Baby es perfecta para reír, suspirar y sonrojarse, ideal para el verano que se nos echa encima y una sesión de lectura en la piscina.
¿Os animáis a viajar a Maui?

Lo mejor: Nalu. Oh, Nalu... Tarzan, Mowgly o como Lena lo llame. Te amamos.
Lo peor: algunos comportamientos de Lena y un par de eventos en las últimas páginas.

VALORACIÓN:

También Puede Interesarte

2 confesiones

  1. oyoyoyoyoyoyyyyyy!!!!! ¡muchísimas gracias por la reseña! ¡Me alegro muchísimo que te haya gustado y que te haya divertido! Eso es lo que yo realmente quería, que disfrutárais leyéndola. Como bien dices, el tema de la depresión es complicado, pero, aunque tengáis ganas de pegar a Lena, en el fondo entendéis la razón.
    Te quiero, Lu! <3

    ResponderEliminar
  2. Pues le tengo muchas ganas *-*
    Espero disfrutarlo tanto como tú, porque este tipo de novelas me suelen gustar mucho.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar

Suscríbete