2016

Entrevista a Clara Álbori

15:00

Clara Albori es una una estudiante de magisterio y autora de Logroño. Con trece años descubrió su pasión por la literatura romántica y comenzó a leer libros juveniles de esa temática. Escribía, pero su amor por las letras se intensificó a raíz de de ganar un concurso de relatos. Se dio su cuenta de que en su cabeza fluían distintas historias y lo confirmó el día que  comenzó a escribir su primera novela. La segunda está a punto de ver la luz.
1. Tu anterior novela, Despiértame con un beso, es romántica adulta, ¿qué tal ha sido la experiencia de pasarte al New Adult?
Pues en realidad la primera novela que escribí fue New Adult, así que el salto lo di al revés, jaja. La verdad es que me encanta el New Adult. Es mi género favorito y me sentí muy cómoda escribiéndolo. Tengo claro que volveré a escribir una novela de este género.

2. Hablemos de La magia de aquel día, historia que saldrá de la mano de Click Ediciones. ¿Con qué tres adjetivos calificarías a cada uno de los dos personajes principales?
Joel: tierno, guapísimo y misterioso.
Lorena: luchadora, risueña y romántica.


3. ¿Te consideras escritora de brújula o de mapa?
Soy una escritora de mapa, sin duda. Sí que es verdad que en mi mente planifico lo que quiero en cada capítulo, pero a veces lo acabo y no tiene nada que ver con lo que he pensado. Escribo y las ideas van saliendo.

4. Si pudieras sacar a un personaje (hombre o mujer) de tus historias y pasar 24 horas con él, ¿a cuál elegirías, por qué razón y qué ruta harías?
Uff… ¿no puedo sacar a todos? Jajaja. Pues es que es muy difícil elegir, porque todos me encantan, aunque creo que me decanto por Álex, el protagonista de la historia que estoy escribiendo. Me tiene completamente enamorada. ¡Y está mal que yo lo diga! Pero cuando le conozcáis me entenderéis. Álex no es un malote, al contrario. Es muy pícaro, sí, pero lo que de verdad es importante para él es la felicidad de las personas que quiere por encima de la suya. Ayuda sin pedir nada a cambio y siempre está con una sonrisa en la cara. ¿Y qué ruta? Me lo llevaría lejos para que no nos encontraran, jajaja.

5. A mí, personalmente, me impone mucho la narrativa histórica, ¿hay alguna temática que se te resista? ¿Y otras a las que hayas pensado darles una oportunidad en el futuro?
Pues que se me resista... de momento no, pero porque no me he puesto. Creo que sería incapaz de escribir novela fantástica. La veo muy complicada, pero ¿quién sabe?, igual algún día me pongo y me sale algo. Y en cuanto a otra temática, tengo pensada una novela histórica que requerirá paciencia y tiempo.

6. ¿Cómo fue tu experiencia al firmar el contrato editorial? (siempre es un momento importante y muy emotivo).
Mi experiencia fue increíble. Cuando firmé con Tombooktu me temblaba todo y alguna lagrimilla se me escapó y con Click pues prácticamente lo mismo. Que dos editoriales diferentes digan que tu trabajo es bueno es increíble, porque para mí era algo impensable.

7. ¿Qué puede encontrar el lector entre las páginas de La magia de aquel día?
Una historia de amor basada en la confianza. El misterio que tiene el protagonista de la historia, Joel, mantendrá en vilo al lector hasta el final, y durante la lectura se llevará más de una sorpresa. Puede que sea porque la he escrito yo, pero la encuentro una novela muy cercana. He querido huir de los tópicos de chica rico, chico malo, todo perfecto, pocos problemas cotidianos, etc. Yo he hecho lo contrario: Lorena y su familia viven de primera mano la crisis, que es el problema, por desgracia, de muchas personas hoy en día y he querido plasmarla mostrando un punto positivo para que la gente al menos vea que siempre hay luz al final del túnel y que no hay que rendirse.

8. Cuéntanos un poquito sobre ti: ¿quién es Clara Álbori y qué otras cosas hace cuando no teclea en Word?
Es una chica de 19 años normal y corriente. Cuando no estoy dándole a las teclas, estoy en la Universidad, sumergida en trabajos y exámenes y, a veces, de charla con las amigas.

9. ¿Algún proyecto a la vista del que puedas hablarnos?
Estoy escribiendo mi tercera novela y a punto de acabarla, pero no te puedo asegurar si la podréis leer. ¡Dependerá de las editoriales!

10. Y no puedo despedirte sin invitarte a compartir un extracto de La magia de aquel día, que verá la luz el próximo mes de febrero.
¿Solo uno? Me lo pones difícil jajaja. Bueno, pues espero que os guste:

—Dime, Joel —dijo de repente Sebastián tras beber de su copa—, ¿cuántos años me echas?
—¿Cuarenta y siete? —aventuró un sudoroso Joel.
—Tengo cuarenta y ocho... ¿No te parezco muy joven para ser abuelo?
—¡Papá! —increpó Lorena, y empezó a negar con la cabeza para que no siguiera por ahí.
—¡Sebastián, por favor! —exclamó Rosa golpeando la mesa—. Los chicos tienen una edad y serán precavidos. Estoy segura de que toman precauciones. Además, en el cajón de Lorena he visto una caja de preservativos abierta. Por algo los tendrá, ¿no? Por cierto, cariño, cuando vaya a la farmacia te compraré otra caja, que la que tienes está casi vacía. Ahora, que también os digo una cosa —continuó mirando a los dos y atrayendo su atención—: yo quiero nietos... Y creo que os saldrán unos niños monísimos.
—¡Mamá! ¿Podemos dejar de hablar de esto y tener una conversación más normal?
Lorena estaba cada vez más nerviosa y enfadada, y cogió su vaso para beber toda el agua que le quedaba. Lo necesitaba.
—Rosa, mujer, antes de concebir se suele practicar el ejercicio. Dime, Joel, ¿has practicado mucho con mi hija? ¿En diversas posturas? ¿En distintos lugares?
Lorena se atragantó con el agua y comenzó a toser mientras buscaba la servilleta para limpiarse. Su padre era de lo peor y ahora ya sí que se había pasado. ¿Cómo podía estar preguntándole eso? Javier, que escuchaba atentamente, miró la cara estupefacta de Joel y, pensando que no entendía nada, se lo explicó:
—Lo que mi papá quiere decir es que si te has metido entre las piernas de mi hermana. —Todos lo miraron, algo que a él no le importó—. Por cierto, ¿tiene Lorena ahí abajo pelo? A mi mamá y a mi papá se lo he visto, pero a ella no, y quiero saberlo. Yo aún no tengo, como puedes ver. —E hizo ademán de quitarse el botón del pantalón para enseñárselo, pero su madre se lo impidió

También Puede Interesarte

1 confesiones

  1. No la conocía, gracias por la entrevista :P

    Un abrazo ^^

    ResponderEliminar

Suscríbete