2015

El síndrome de Diógenes literario

15:00

El otro día escribí en mi blog de autora sobre un fenómeno al que he denominado Síndrome de Diógenes literario. (Os hago un copy paste)
¿Cuántas veces hemos jurado que no acumularíamos libros y finalmente hemos terminando aumentando la pila de pendientes como si nos preparásemos para un apocalipsis literario haciendo acopio de lecturas como un personaje de The walking dead lo haría de provisiones? Muchos admitiréis que os ha pasado, otros diréis un no rotundo (aunque unos cuantos mentís. Troleros, casi puedo ver esas portadas asomando desde aquí).
Pues si en papel es un fenómeno común, ni os hablo de los libros digitales. 
Os pongo en situación: estamos en nuestro dispositivo electrónico echando un vistazo cuando vemos el Kindle flash del día, el listado al 50% de descuento (o el equivalente de otra plataforma, a ver si vais a pensar que tengo acuerdos con Amazon. Solo soy fan, y tengo alguna novela autoeditada ahí, eso es verdad). Bueno, a lo que iba, cuántas veces hemos visto esos números con ceros seguidos de decimales tentándonos al lado de las portadas y hemos pensado: "Uy qué barato, a descargar...que ya lo leeré". 
QUE YA LO LEERÉ. Las palabras falsas mágicas.

Y la yema del dedo ha presionado el botón de Compra sin que tan siquiera nuestro cerebro diese la orden, como por defecto. Y repetimos la operación... "Uhm, es la novela número 152 de una saga sobre babosas de agua alienígenas mutantes devoradoras de heces. No tengo los anteriores, pero ¡está a 0,99€! Me lo bajo y ya...." ¿Ya qué? ¿Ya compraré los 151 anteriores? Noooo ¿De repente me sentiré atraída por historias sobre babosas de agua alienígenas mutantes devoradoras de heces? Uhm, noooo, ¿entonces? Simple y llanamente...
Somos YONKIS DE LAS LETRAS.
Comprar en estas plataformas resulta tan fácil, seguro y terapeútico... Ese momento en el que ves tu nueva adquisición con la cinta de novedad bordeando la esquina de la portada, ese contador de páginas leídas a 0 esperando ponerse en marcha, ese...¡Vale ya, no puedo seguir así! ¿Lo veis? Es una adicción, una compulsión, una...maravilla de la tecnologia que nos permite bajar y bajar y bajar y...¿Lo veis? Ya estoy de nuevo. No tengo remedio. ¿La buena noticia? Encontráis las tres B:
Bueno.
Bonito.
Barato.
Sí, porque en digital también hay historias maravillosas, con detalles curiosos en la edición y a precios capaces de provocar orgasmos neuronales. No digo más. Bueno, sí, ¿habéis visto las ofertas de hoy?

También Puede Interesarte

3 confesiones

  1. jajajaja no he podido reírme más con la entrada xDD ¡Coincido totalmente contigo! Y yo también tengo el síndrome de diógenes literario T___T En papel no tanto, porque apenas puedo comprar libros por falta de espacio y presupuesto, ¿pero en formato electrónico? ¡Es un no parar! Siempre se dice lo típico de: "ya lo leeré", pero es que nunca se lee jaja

    En fin...espero que algún día disminuya esa larga cola de pendientes y podamos "curarnos" de este síndrome de diógenes xD

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Me muero de risa! Yo también soy así pero tengo una escusa (por así decirlo). En Argentina no consigo los libros muy seguido y cuando los encuentro hay 1 que grita mi nombre y lo vengo mirando en internet hace mucho y no me resisto ._. jeje
    De los digitales ni hablar, comienzo a mirar títulos que veo en blogs o en youtube y tienen tan buenas críticas que los quiero tener y leerlos en algún momento(xD tarda en llegar ese momento igual).
    Muy buena entrada y muy cierta.
    Besos! :)

    ResponderEliminar

Suscríbete