5 PLUMAS

La pluma del querubín: Agus y los monstruos #3. La canción del parque

15:36

Autor: Jaume Copons
Ilustradora: Liliana Fortuny
Editorial: Combel
Tamaño: 15 x 21,5 cm 
Cubierta: rústica (cosida)
ISBN: 9788498259926
Edad: a partir de 8 años
Páginas: 152
Precio: 9,00€

SINOPSIS:

En esta nueva aventura, el Dr. Brot y su ayudante Nap se han propuesto hacer construir un centro comercial megagigante que borrará del mapa el parque de Galerna, la ciudad de Agus. Por suerte, Pintaca con los pinceles y Octosol con la guitarra se las arreglarán para que el Dr. Brot fracase. ¡Aventuras y enredos a tutiplén!  

OPINIÓN PERSONAL:
La canción del parque es el tercer libro de la serie Agus y los monstruos y está a la altura de sus dos antecesores.
Podéis leer mis reseñas de los dos primeros libros aquí (LLEGA EL SR. FLAT) y aquí (SALVEMOS EL NAUTILUS). Ambas reseñas, igual que esta, tienen la peculiaridad de que han estado inspiradas en la opinión de mis dos hijos pequeños. Es más, en La canción del parque, el de nueve años es el que ha cogido el ordenador y tecleado casi una página con su opinión tras asegurarme que le ha encantado y que quiere leer el cuarto en cuanto salga a la venta. Veamos en qué queda su reseña ;)


(Aviso: hay spoilers)
"Soy Santi. El libro estaba muy chulo o al menos eso me parece a mí. Trata de un niño llamado Agus Pianola quien, junto con los monstruos, ve cómo las construcciones B.R.T y N.P (D.R brot y Nap) quieren destruir el parque y convertirlo en un centro comercial. Pero cuando van a hablar con el alcalde de Galerna descubren que también hay otra persona que dice que es un arqueólogo y que quiere detener la construcción del centro comercial porque dice que debajo del parque están las ruinas de la ciudad antigua de Galerna; sin embargo, nadie le cree excepto Agus y los monstruos. Entonces, Agus y sus amigos (los monstruos) se inventan una canción de un tren que quieren que ruede por el mundo y cuando cantan la canción del tren, el tren aparece como por arte de magia y se llevan todo el material de construcción perooo a la mañana siguiente los trabajadores del alcalde vuelven a traer todo el material de construcción y en el periódico el alcalde de Galerna dice que no se va ha rendir. Entonces ellos se reúnen con el arqueólogo Sam pero él es tan cabezota que dice por lo menos cuarenta mil veces ¡Eso es imposible! ¡No se puede excavar sin permiso! Hasta que al final en S.R.Flat (el monstruo naranja) se harta y de un salto cae en la mesa y dice que nada es imposible. Entonces Sam sigue sin dar su brazo ha torcer hasta que al fin le convencen y empiezan a excavar. Sin embargo, no encuentran nada excepto al D.R.Brot quien le dice a los polis que eso eran monstruos pero Agus se excusa diciendo ¡Que va, eso es la aspiradora de mi madre Usted esta loco! Entonces, llamaron a la ambulancia y se llevaron al D.R.Brot y cuando volvieron el arqueólogo Sam se tropezó con “una piedra”, Agus y sus amigos volvieron con el arqueólogo Sam y sus padres no se sorprendieron nada en absoluto; lo único que preguntaron fue: ¿Eso es para el trabajo?  Entonces investigaron y descubrieron que con lo que se había tropezado el arqueólogo no era una piedra sino un resto de la la ciudad antigua. Al final, consiguieron parar la construcción del centro comercial y fin.
Las paginas que mas me han gustado son todas pero especialmente la 122 y la 123 por el dibujo, que es muy chulo. "
Tras hablar con él, le siguen encantado las aventuras de un niño que tiene nada menos que monstruos como amigos. Las frases que ha remarcado son las más divertidas, las que más hacen reír durante la lectura. Y, por lo visto, los dibujos de detrás de la portada y la contraportada también son todo un acierto al incluir a los protagonistas y poder buscarlos. 
A mí, personalmente, me sigue sin gustar mucho que llame repelente a su compañera de colegio Lidia, cuyo único pecado parece ser que le gusta estudiar y hacer trabajos. Tampoco que los monstruos le hagan el trabajo de clase a Agus. Pero, quitando ese par de mensajes que no me parecen educativos, el libro está entretenido y, además, está en los padres y no en un libro la tarea de hacer que ellos entiendan la importancia de los deberes escolares; al fin y al cabo, Angus es un personaje un poco gamberrete y es uno de sus modos de tener chispa y carisma. 
La última página, con la gente feliz en un parque, es una bonita imagen de final feliz y, cómo no, el "villano" no ha conseguido sacar adelante sus planes.
En resumen, el libro ha tenido enganchados a mis dos hijos igual que sus dos antecesores. El texto, lleno de ilustraciones, es muy dinámico e invita a la lectura. Y, sobre todo, les gusta y se ríen leyéndolo. 

Lo mejor: una lectura divertida que engancha a los pequeños lectores. 
Lo peor: nada.

VALORACIÓN:


También Puede Interesarte

0 confesiones

Suscríbete