2013

Reseña literaria: Terra Nova vol. 2

10:28


TERRA NOVA VOL.2
Autores: Varios
Editorial: Fantascy
Selección de: Mariano Villarreal y Luis Pestarini 
Género: Antología de ciencia ficción
Cubierta: Rústica con solapas
ISBN: 9788415831181
Edición: 2013
Páginas: 496
Precio: 17,90€

El segundo volumen de una antología de relatos de ciencia ficción que fue una de las sorpresas del “fandom” de 2012. Once relatos de autores españoles, latinoamericanos y extranjeros, seleccionados por Mariano Villarreal y Luis Pestarini, referentes del género. Terra Nova fue uno de los proyectos editoriales más interesantes del año 2012: una antología de ciencia ficción contemporánea que reunía los mejores relatos del género escritos en la actualidad, dentro y fuera del mundo hispanohablante.

OPINIÓN PERSONAL: 
Cuando Lucía me preguntó si quería leer Terra Nova 2, le dije que sí porque la verdad era que me apetecía volver a leer algo del género que más me gusta: la ciencia ficción. Sin embargo, tanto una mudanza como el que Vodafone me haya tenido más de un mes sin Internet, han hecho que tuviera que dilatar un poco en el tiempo su lectura. De lo cual me alegro, porque los relatos de Terra Nova 2 no son para leer en una noche sino poco a poco. Es el tipo de lectura que hay que disfrutar despacio, dejando que sus palabras se asienten y la reflexión haga que apreciemos más los ricos matices de estos relatos. Porque no estamos ante relatos de aventuras sino ante una selección (tanto nacional como internacional) de protesta y de denuncia.
Por ello, empezaré por el último relato de todos, para mí el más crudo: "El hombre que puso fin a la historia: documental".
Este relato, de Ken Liu, ha sido finalista de importantes premios. Su estructura es original y muy trabajada. Nos habla de las atrocidades cometidas por el Escuadrón 731 en Pingfang en forma de un documental de video. La narración de esta historia (como todas las del libro) es muy buena pero, a mi gusto, queda en un segundo plano ante su estructura y ante la crudeza de lo que nos cuenta. El relato, además, parte de una teoría sobre la luz que viaja desde nuestro planeta al espacio, llevando consigo nuestra historia, de unas partículas de Bohm-Kirino que, por parejas, harían algo similar pero las podemos encontrar aquí en la Tierra. Una teoría que nos dice que podemos ver un momento del pasado pero que, al hacerlo, destruimos esa información para siempre. Aquí tenemos uno de los argumentos para reflexionar de esta historia: ¿de quién es el pasado? ¿quién tiene el derecho de reclamarlo si con ello lo destruye? Nos hace pensar también sobre naciones cuyos límites territoriales varían con el tiempo. Otro de sus puntos fuertes, para mí el definitivo, es que nos cuenta cosas que el ser humano no debería ser capaz de hacer (como vivisecciones), que hablan tanto víctimas como verdugos y que, pese a exponer todo esto a la luz, la gente cierra los ojos y no lo quiere ver. Citas como que los chinos se habrán ganado esas torturas son, sencillamente, espeluznantes. Nos ofrece una reflexión sobre el hombre, la sociedad, la ética y la historia que no dejará a ningún lector indiferente.
Otro relato que en este sentido me ha llamado la atención, aunque es mucho más macabro, es Las manos de su marido. Imaginemos que pueden guardar tu memoria y ponérsela a la parte tuya que vuelva de la guerra. Esa parte puede ser un dedo, un brazo, un rostro... unas manos. Que unas manos le hablen a una esposa y encima pretendan ejercer sus derechos maritales... todavía me estoy estremeciendo. Que la esposa acabe asumiendo que es su deber porque esas manos siguen siendo su marido... más. ¿Dónde acaba la identidad? Si mueres y tu memoria está guardada, ¿es ético implantarla en la parte que quede de ti y hacerla consciente? ¿Sigues de verdad siendo tú? Porque yo, a esa señora, probablemente le habría dicho que su marido está muerto y que lo que pretende tocarla por las noches no es más que una pesadilla informática hecha carne que habría que eliminar.

Para cambiar de tercio, para ir a un relato dulce y enternecedor, uno que no pertenezca también al género de terror, vamos al primero, a La textura de las palabras. Nos encontramos aquí con el relato que yo imagino que protagoniza la portada. Uno que habla de la obra de un autor que no he leído pero que, tras leer este relato, quiero hacerlo. Es un relato dulce que nos habla de la vida y educación de una hembra alienígena. O eso, inocente de mí, he pensado durante todo el relato, hasta el final, donde me he dado cuenta de que la autora no estaba contándonos cómo siente y percibe un alien sino una humana ciega. Me ha gustado muchísimo su estilo, su dulzura, la realidad sobre la psicología de muchas mujeres. Me ha encantado cómo trata a los hombres desde sus ojos, ya sean buenos o malvados. Estoy deseando leer más sobre ese mundo y, por supuesto, cuando me he dado cuenta de que estábamos ante una sociedad humana, me he quitado el sombrero ante cómo la autora aborda su reflexión acerca del papel de la mujer en muchas sociedades.  
Separados por las aguas del Río Celeste es también un relato muy recomendable. Me han encantado sus versos y su melancolía. 
¿Pueden llorar ojos no humanos? es otro de esos relatos crudos que, en este caso, nos habla de adoctrinamiento y religión. De cómo el miedo nos hace volver un largo paso hacia detrás. 
En Juicio final nos encontramos a la música y al arte como catalizadores que elevan a la consciencia humana individual hacia algo mucho más grande y colectivo, hacia una evolución que es capaz de obrar milagros. A través de la historia de su protagonista, Corelli, trata también la paradoja de los viajes en el tiempo. 
Araña, la artista, es otro de mis relatos favoritos. No por la parte de la denuncia social sino por la de la evolución de la inteligencia artificial. Empezar con "Mi marido me maltrataba." es una buena frase para abrir el relato, pero no es más que el camino que nos lleva al robot guardián que es capaz de apreciar la belleza de la música. El final, tiene tanto lógica fría como calor humano. 
La djin es una historia de amor entre razas. O quizás de los mecanismos de supervivencia de una de ellas para poder sobrevivir. Un mecanismo que falló cuando la ilusión se hizo tangible. Un relato bonito, elegante y enternecedor. 
Noches de cristal es otra de mis favoritas. Me recuerda un poco a un relato que leí hace muchos años sobre un hombre que tenía en terrarios a unas hormigas alienígenas e inteligentes que lo adoraban como a un dios. No diré nada sobre Noches de cristal para no hacer spam; solo que hay que leerla y disfrutar tanto de su evolución como de su sorprendente (pero lógico) final. 
El último Osama, más cargada de matices políticos, es el único relato que no me ha gustado. Eso sí, también tiene mucho para reflexionar. 
En el filo es una preciosa historia de un policía venido a menos que ha de investigar unos crímenes que ocultan el deseo de poseer unos objetos muy especiales. El cómo nos deja ver parte de esto que los hace especiales (la marea negra, la esfera...), dejándolo caer como pistas, me ha encantado. Así como la mezcla de novela negra con ciencia ficción. 

En resumen, una selección muy buena de relatos de ciencia ficción, tanto de autores españoles como extranjeros, que merece la pena para cualquier amante del género.

Lo mejor: El trasfondo social y especulativo de los relatos. 
Lo peor: Nada.
VALORACIÓN:

También Puede Interesarte

2 confesiones

  1. No es muy de mi estilo, de momento lo dejo pasar.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta el género, pero en este momento no me apetece mucho leerlo, aún así le daré la oportunidad más adelante.
    Besos!

    ResponderEliminar

Suscríbete