2013

Reseña literaria: The IronFey #4. The Iron Knight

12:29

Iron Iron Fey #4: The Iron Knight
Autora: Julie Kagawa
Editorial: Darkiss
Género: Fantasía
Cubierta: Rústica
ISBN: 9788468735658
Edición: 2013
Páginas: 477
Precio: 15,90€

Ash, antiguo príncipe de la Corte de Invierno, renunció a todo. A su título, su casa, inclusive su voto de lealtad. Todo por una chica... y todo para nada.
A menos que pueda conseguirse un alma. Para el frío e insensible Príncipe Ash, el amor era para los mortales y los idiotas. Su amante murió trágicamente, llevándose consigo cualquier sentimiento que el príncipe del Invierno hubiese podido tener. O eso creía.
Fue entonces cuando Meghan Chase --mitad humana, mitad metida de pata fey-- se estrelló contra sus barreras emocionales, vinculándose a ella irrevocablemente por medio de la promesa de ser su Caballero. Y cuando casi todo el Reino Fey sucumbió ante el del Hierro, ella cortó su vínculo para salvar su vida. Ahora Meghan es la Reina del Hierro, gobernante de un reino en donde ningún Fey de Invierno o Verano puede sobrevivir.
BOOKTRAILER:
EN LIBROS ANTERIORES:
Reseña de The Iron King
Reseña de The Irong Daughter
Reseña de The Iron Queen
OPINIÓN PERSONAL:
The IRON KNIGHT era de por sí una novela esperada, el final de la saga principal de The Iron Fey, pero si a eso le sumamos que Darkiss ha metido como regalo el relato Travesía de Invierno se convierte en imprescindible. 

Comentar que, además de esta reseña, Wendy de El blog de Wendy hemos ido comentando la lectura en Twitter [Wen Wins ^^], una experiencia de lo más divertida (Podéis leer su reseña aquí)
Algunos de nuestros momentos fan XD
Primero os hablaré de esa historia corta, que sirve como  nexo de unión entre The Iron Queen y el desenlace. Esas páginas tiene la característica de que están narradas por el irónico Puck, cuya personalidad hacen que el periplo plasmado en las mentadas hojas se pase en un suspiro. Él y cubito de hielo [para nosotr@s el Príncipe Tenebroso, Ash o uhmmm oscuro chico sexy] deben devolver un favor a Leanansidhe (la Reina del Medio) y eso les lleva a jugarse el pescuezo en el camino, que también tiene otro fin: encontrar al escurridizo Grimalkin.

Ahora sí, entramos en materia. Una vez concluida esa misión, los dos héroes, ex amigos reconvertidos en enemigos, aúnan fuerzas para que Ash consiga volver a estar junto a Meghan, que abraza una nueva vida.

Ash es en este último libro el narrador. Ya no vivimos la aventura desde el punto de vista de la chica, sino que ahora acompañamos al Príncipe Tenebroso a través del Nuncajamás, acompañado del irritante, divertido y audaz Puck y del extraño, ladino e inteligente Grimalkin, a los que se le irán sumando otros personajes, nuevos y antiguos. La aventura está presente, así como los peligros, que acechan por todas partes.
La niebla se deslizaba lentamente por el suelo y se derramaba por el estrecho sendero que íbamos siguiendo, y a través de su  blanco manto intuí que algo se aproximaba.
Si por algo se caracteriza esta saga es por los giros y sorpresas que guarda (y que nos dejan con la boca abierta en más de una ocasión) y la magnifica ambientación, esa que -no me canso de decir- homenajea a cuentos clásicos e historias como En Busca del Laberinto, Alicia en el País de las Maravillas y la Historia Interminable, entre otras.
A ambos lados del estrado había agazapadas dos elegantes estatus aladas que se miraban fijamente la una a la otra. La punta de sus alas extendidas casi tocaba el techo.
Tenían cuerpo de gato, enorme y esbelto, y sus zarpas y costados descansaban en la arena. Sus caras, sin embargo, eran las de dos mujeres, bellísimas pero de expresión gélida.
Las esfinges yacían inmóviles, con los ojos cerrados, custodiando las puertas de piedra que había más allá de ellas.

Esfinges de La Historia Interminable
Ash ha madurado y evolucionado mucho desde el primer libro, pasando de ser un carámbano de hielo a un duende con sentimientos,  tan fuertes que le hacen incluso renunciar a lo que es por estar con la persona amada y también dejar a un lado odios engendrados en el pasado...
Puck siempre me ha resultado sumamente tierno y atrayente de una forma distinta. Es audaz, pícaro, bondadoso y sabe cómo (y nunca mejor dicho) quitar hierro al asunto. Ambos montan una pequeña compañía, junto a otros seres, para ir en busca de El Fin del Mundo, donde les esperan múltiples pruebas que pasar para lograr su objetivo...

No voy a hablar mucho más, porque esta es una novela para degustar, que guarda varias sorpresas y giros que no quiero estropearos.

Solo reiterar lo que ya dije en anteriores reseñas de esta saga, que La pluma de esta autora me tiene hechizada, gracias a esa equidad entre narración y diálogos, dotados  ambos de agilidad,  frescura y belleza.
Lunas, cometas y constelaciones ondulaban en su superficie y otras cosas más extrañas flotaban sobre sus aguas  negras y brumosas.  Pétalos y páginas de libros, alas de mariposa y medallas de plata. La empuñadura de una espada sobresalía del agua en un ángulo extraño, con la hoja plateada enredada de cintas y telarañas Un ataúd emergió e pronto, cubierto de lirios muertos,, y volvió a hundirse en las profundidades. Despojos de la imaginación humana flotando entre las turbias aguas del sueño y la pesadilla.
Reconozco que en algún momento he extrañado el punto de vista de Meghan [ahora es cuando tod@s me abucheáis], pero también me ha encantado adentrarme en la mente del Príncipe Oscuro. El final, como no podía ser de otro modo, ha cumplido y superado mis expectativas.

Siempre es duro despedirse de personajes e historias y más aún cuando calan tan hondo como estos, pero no es un adiós es un hasta luego. Las aventuras en el Nuncajamás continúan en Lost Prince.

Lo mejor: Las  pruebas a las que se enfrentan. Las sorpresas en la trama.
Lo peor: Nada.
VALORACIÓN:

También Puede Interesarte

2 confesiones

  1. En una palabra: Brutal jijijiji

    Muy buena reseña guapi!
    Muakssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado la reseña :3
    Quiero leerme la saga
    Besos♥

    ResponderEliminar

Suscríbete