2012

Reseña literaria: Enclave, de Ann Aguirre

12:13

Enclave #1

Autora: Ann Aguirre
Editorial: Hidra
Traducción: Eva González
Género: Distopía
Cubierta: Rústica / Sobrecubierta
ISBN: 9788492939992
Edición: 2012
Páginas: 343
Precio: 16,50€





Sinopsis:
En el mundo de Dos, un enclave subterráneo, la gente debe sobrevivir hasta los quince años para unirse a uno de estos tres grupos: Criadores, Constructores o Cazadores. Dos se ha convertido en Cazadora. Y su cometido es claro: salir del enclave a buscar comida para los demás enfrentándose a unos feroces monstruos a los que llaman Engendros. Pero todo está a punto de cambiar para siempre. Por un lado, Dos conocerá a Van, un joven cazador indisciplinado, pero a la vez seductor y mortal con los cuchillos. Por otro, los engendros comienzan a dar muestras de una escalofriante inteligencia que los gobernantes del enclave prefieren ignorar. La balanza en la lucha por la supervivencia está a punto de dar un vuelco y Dos va a descubrir los intrincados secretos que aguardan fuera del enclave.

Curiosidades:
Visita la Web de la autora.
La trilogía está formada por:
  • Enclave
  • Outpost
  • Horde
Extras:
Lee el primer capítulo.

Opinión personal:
En enclave Escuela (el asentamiento subterráneo donde vive nuestra protagonista), los niños y niñas  adquieren el nombre del  objeto donde cae su sangre en un ritual de paso en el que son marcados con varias cuchilladas superficiales: 1 para los Criadores (encargados de perpetuar la especie y ejercer de educadores), 3 para los Constructores (cuya tarea consiste en hacer cualquier objeto) y 6 para los Cazadores (los defensores del Enclave y los que proveen de comida a sus habitantes). 


La sangre de Dos, impacta contra un naipe con ese número. Ella ha sido designada como Cazadora y por ello llevará tres cicatrices en cada brazo que la identifican como tal. Su objetivo: Patrullar los túneles, traer comida para los niños numerados y aún sin nombrar y eliminar la amenaza de los Engendros, seres antropomórficos que devoran todo y a todos, incluso a los de su propia especie si estos perecen. Siempre han sido aparentemente ineptos, descuidados; tontos, pero Dos y Van, su compañero, verán que eso está cambiando.

Van es un chico arisco, que vive apartado del resto del enclave, pero que es, sin duda, el mejor Cazador de ese asentamiento. Dice haber nacido en la superficie y fue encontrado de pequeño vagando por los túneles. Tiene un reloj de pulsera y un mechero, herencia de su padre. Al principio de la novela, la relación entre él y Dos es tensa, pues ella es una pieza más del sistema organizado en el enclave y solo sigue órdenes sin cuestionarse lo adecuado de las mismas, creyendo las historias del Guardián de las Palabras (el que tiene a buen recaudo todo libro o artefacto que sea un recuerdo de aquellos años en los que los humanos ocupaban la superficie), que cuenta que allí arriba solo hay agua que abrasa la piel y toda clase de peligros. Van es de otra opinión. Él dice provenir de ese lugar inhóspito, pero sus historias no pueden ser contadas; los "ancianos" así se lo han ordenado...

El romance tiene su rinconcito en este libro, pero no es el Leifmotiv del mismo. El valor de la amistad y la confianza, así como la acción y una subyacente crítica social, predominan entre sus páginas.

Algunos personajes de Enclave son memorables, de esos que recuerdas aún cuando cierras el libro. Parte del gran atractivo de esta distopía, es que nos pone en la piel de una chica que ha vivido desde su nacimiento en un lugar privado de cosas tales con la luz solar, el aire puro o el cielo. Un sitio lóbrego y oscuro en el que lo único que importa es sobrevivir y la tasa de mortandad es alta. Todos los que allí habitan llegan, si tienen suerte, a los veintipocos y sin embargo, su piel se avejenta. Ella ha sido entrenada para cazar y su máxima debe ser siempre proteger al débil que espera en el enclave y abandonar al que suponga un estorbo o lastre, fuera de él.
Dos deberá replantearse que no todo lo que cree cierto lo es, así como tomar decisiones que antes le hubieran resultado inconcebibles.

En el enclave tiene a dos amigos, dos personajes que en esta primera parte tienen un único objetivo: mostrarnos la vida de los Constructores y los Criadores. Dedal es una chica dedicada a la elaboración de objetos de todo tipo. Gracias a ella y el resto de su grupo, el enclave tiene barricadas con las que aislarse de los túneles. Quiere a Dos, pero forma parte del sistema, como Guijarro, la otra arista de este triángulo amistoso. Él se dedica a procrear porque su físico es el adecuado, aunque no destaque por su intelecto.
Bandera es una Constructora que tiene pocas líneas, cuyos actos, sin embargo, sirven de detonante para un cambio que llevan a nuestra protagonista más allá de los límites conocidos.

Los Excavadores me han gustado mucho y al igual que Bandera quizás no tengan muchas páginas, pero las suficientes para que empaticemos con ellos y nos parezcan de lo más graciosos, gracias a Jengu, su líder, que habla de una forma extraña.

En la superficie, encontrarán más peligros de los que creían imaginables: Bandas que marcan sus zonas con colores y se divierten jugando a cazador y presa con quienes hallen en ellas. Seres de apariencia humana, pero un alma ya del todo corrompida, personas violentas cuya mayor satisfacción es reclamar algo o a alguien como suyo y causar dolor a su antojo.

Allí arriba, dos nuevos personajes destacan sobre el resto: Stalker, el líder de los Lobos y Tegan.

El primero es un bárbaro moderno. El cabecilla de un grupo de niños feroces y sangrientos a los que llama cachorros. Cazan a los chicos que entran en sus dominios y esclavizan a las hembras como Criadoras, siendo Tegan una de ellas.
Stalker evoluciona de una forma radical, pero paso a paso, página a página. En un mundo desconocido en el no sabes lo que te encontrarás más allá, debes tener aliados y él es hábil con los cuchillos y fuerte como pocos. Me ha gustado como la autora ha pasado de presentárnoslo como a un verdadero psicópata, a ir moldeando su personalidad, logrando que incluso levantemos la comisura de los labios en una sonrisa.

Tegan me ha calado hondo: por el modo en que nuestra protagonista la conoce y el bagaje emocional con el que carga, así como los retos a los que se ve obligada a enfrentarse, sin preparación alguna.

Las descripciones en esta novela de cosas para nosotros tan ordinarias como un reloj, un libro, una taza de váter, e incluso el cielo estrellado o los altos rascacielos de una ciudad, adquieren en Enclave un punto Knaif, ingenuo, pues la narradora, Dos, jamás ha visto con anterioridad esos elementos. El cómo se maravilla con el simple hecho de refrescarse con agua o comer un trozo de cecina, hace que nos levantemos de la silla y vayamos a la nevera con una nueva mentalidad, valorando lo que cada día damos por sentado, que tenemos algo para comer y beber, aunque en muchos lugares, en un mundo real alejado del papel, no sea así. 
[...Eché la cabeza hacia atrás y vi sobre ella un amplio campo negro salpicado de cositas brillantes. Quise agacharme y cubrirme la cabeza. Había demasiado espacio y me sentía abrumada y horrorizada...] 
~~Descripción del cielo estrellado, por Dos~~
Los paralelismos con su sociedad y la nuestras son evidentes. Un lugar en el que en teoría todos forman parte de la comunidad y están protegidos, pero en el que en realidad son presos sin derecho a voz ni voto. Una dictadura disfrazada de democracia con tiranos engalanados como héroes sin serlo. Un sitio manejado por unos pocos que ordenan a muchos y que hablar creyéndose sabios, cuando son solo un puñado de ignorantes auto proclamados líderes. 

Esta novela, me recuerda  a una versión más descarnada de la serie televisiva La tribu.

Recomendado para los que disfruten con una buena distopía y tengan el suficiente valor para adentrarse en los túneles que llevan al Enclave.

Lo mejor: Las descripciones, los personajes y la forma en la que Ann Aguirre narra la acción.
Lo peor: Nada relevante, quizás la ausencia de algunas comas que vendrían bien.

Valoración:





También Puede Interesarte

12 confesiones

  1. Vaya pedazo de reseña. Se ve que te ha gustado mucho. Yo lo tengo aun pendiente.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Epem, cuando lo leas lo comentamos
      Besos alados,
      Lu

      Eliminar
  2. Dios Lucía, te ha gustado y te ha gustado mucho.Bienvenida al club de los reseñadores de larga extensión ajaj un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, era inevitable :D
      El libro me ha hecho tilín, qué digo...¡tolón!

      Eliminar
  3. En un principio no me llamaba nada, pero estoy viendo tan buenas críticas que como resistirse a hacerme con él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me atrajeron la sinopsis y la portada, así como el título, pero me ha gustado infinitamente más de lo que esperaba.

      Eliminar
  4. Si antes lo quería leer, ahora espero conseguirlo pronto *o*
    Besitos y gracias por la reseña ^-^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerla, porque...¡me he pasado tres pueblos de extensión! jaja
      Besitos
      Lu

      Eliminar
  5. La verdad que este libro me llama muchísimo la atención aunque de momento creo que esperaré un poco antes de leerlo :S

    Un besito♥

    ResponderEliminar

Suscríbete