2012

Reseña literaria: La telaraña entre los mundos, de Charles Sheffield

12:00

Título: The web between the worlds
Autor: Charles Sheffield
Editorial: Ajec   
Traductor: Diana Muñoz
Cubierta: Rústica / Solapas
Género: Sci fi
ISBN: 9788415156260
Edición: 2012
Páginas: 240
Precio: 14,95€




Sinopsis:
Rob Merlin, considerado el mejor ingeniero del mundo, es requerido por Régulo, el hombre más poderoso del Sistema Solar para llevar a cabo su gran proyecto: un puente que comunique la superficie de la Tierra con el espacio. Pero Régulo sabe que Merlin es una amenaza para él y se verá obligado a tejer una red para envolver sus actos mientras Merlin se encarga de tejer una telaraña entre los mundos. Así comienza La Telaraña entre Los Mundos, una de las novelas más conocidas de Charles Sheffield, que conjuga los estudios sobre el ascensor espacial con las magníficas ideas y especulaciones que son marca destacada del autor. Entre la trama repleta de aventuras y suspense encontraremos una ciencia ficción verosímil, poderosa, llena de sentido de la maravilla, y que se acerca también con una acerada reflexión sobre la sociedad del futuro inmediato. Se completa la novela con el artículo: "Ponga un ascensor en su planeta", de Cristóbal Pérez-Castejón.


Opinión personal: 
La novela comienza con un suceso del pasado, el cual es parte de una clave que el protagonista habrá de descubrir a lo largo de la trama.

Rob Merlin es un ingeniero, un genio al cual le encargan construir un enorme cable que comunique el ecuador de la Tierra con el espacio. Es uno de los pocos personajes que aparecen en el libro y, como los demás, está muy bien detallado.

En el espacio se encuentra con Regulo, el hombre más rico del Sistema Solar, el cual parece poseer una visión más a lo grande que la suya y compartir con él su pasión por la ingeniería. 

Esto nos da la base para la parte “hard” de la novela, que a mí me ha parecido que es mucho más absorbente y rica que la trama sobre los duendes y el pasado. Es decir, Regulo le muestra a Rob su mundo y le habla de su trabajo; por lo que además de la información que nos da en autor (un físico que trabajó en la NASA) sobre cómo haría él un ascensor espacial, tenemos también minería de asteroides utilizando trayectorias cercanas al sol y un pequeño mundo artificial hecho de roca, agua y materiales sintéticos. Toda esta parte me ha parecido muy interesante, si bien hace que esta novela no sea la más indicada para un lector que todavía no ha probado la ciencia ficción.

Y en cuanto a la trama de los duendes, está perfectamente integrada en esta visión científica de la Tierra en un futuro posible. Lo único, sería la monotonía de la investigación: el contacto de Rob investiga algo en bancos de datos desde la Tierra y Rob mueve pieza en el espacio. Es un patrón que se repite.

Por suerte, el final no es predecible (excepto por Caliban); al menos, a mí me ha sorprendido. Tenemos también una crítica hacia la burocracia y otra hacia las drogas, de mano del personaje femenino que más me ha gustado de la novela: Senta. Una mujer que en su día fue hermosa y fascinante pero que está enganchada a la Taliza y, sin que nadie sepa muy bien por qué (al menos hasta el final de la novela), Regulo paga todos sus gastos.

Por último, como extra la novela incluye un artículo sobre ascensores espaciales muy completo. Hace referencia a otras novelas, permitiéndote volver a disfrutarlas en el recuerdo si las has leído. 


Lo mejor: La admiración por el espacio y por la ingeniería humana cuando trabaja en ese marco. El artículo final sobre ascensores espaciales. 
Lo peor: El patrón repetido en la investigación de los duendes.


Valoración:



También Puede Interesarte

2 confesiones

  1. No suena mal, aunque si la parte de ciencia ficción es "hard" no se si me gustaría mucho... Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Un poco sí... si te gusta la cifi es fácil que la novela te encante. Y si no, mejor empezar con alguna novela más "light". Pronto saldrá una... Estate atenta a la pluma del ángel caído, xd.

    ResponderEliminar

Suscríbete